¿Dónde y cómo hacer amigos en el extranjero?

Este artículo te resultará muy útil si estás pensando en hacer un año académico fuera. Y es que hacer las maletas y dejar toda tu zona de comfort lejos, implica muchas cosas; y una de ellas es el hecho de tener que hacerte un hueco en el nuevo entorno. Sabemos que “hacer amigos” no es siempre una tarea fácil y más si a este acto social le añadimos también el tema del idioma. No obstante, cuando estás en el extranjero también resulta más fácil hacer amigos; conoces personas de distintos países que, al igual que tú, están lejos de casa y tienen un objetivo común:  hacer nuevos amigos y practicar el idioma divirtiéndose.

Y la gran pregunta es: ¿dónde y cómo hacer amigos en el extranjero? A continuación, repasamos algunos lugares y contextos a los que deberás sacarle el máximo partido:

 

Actividades extraescolares

La vida después de las clases es una parte fundamental de la comunidad escolar y es que en países como Estados Unidos y Canadá, todos los centros ofrecen una variada gama de actividades para sus alumnos. Participar en los equipos y clubs del colegio es la mejor manera de hacer amigos de forma fácil y rápida. Los hay para todos los gustos y eso es algo que te sorprenderá gratamente: clubs de teatro, de cine, de prensa, de debate y un larguísimo etcétera.

 

Deportes y equipos de animadores

Los deportes están muy presentes en la vida escolar americana. Entre los más populares, el fútbol americano, el baloncesto, o el atletismo, aunque la lista de opciones deportivas es mucho más extensa; no hay que olvidar otras como la natación, el tenis o la gimnasia. Aunque hablar de deportes en países como Estados Unidos también es hablar de la figura de los/las cheerleaders, encargados/as de animar un evento deportivo a través de coloridas y trabajadas coreografías. Todo un espectáculo de música y baile que inspira hasta al deportista más novel.

 

Clases de idiomas

Una opción muy recomendable es aprovechar tu estancia en el extranjero para asistir a clases de un idioma, ya que te ayudarán a hacer un repaso de la gramática y el vocabulario. Aunque estés el resto del día hablando ese idioma, las clases son el momento perfecto para corregir errores comunes, refrescar palabras que habías olvidado y, sobre todo, perder la vergüenza. En clase todos tenéis el mismo propósito de aprender, así que no importa que al principio tengas el idioma un poco oxidado… ¡No serás el único! Además, a tu alrededor tendrás una gran cantidad de estudiantes con los que poder hablar diariamente y establecer contacto de una forma rápida y regular.

 

Alojamiento: en familia o en residencia

Una buena elección es optar por una inmersión lingüística y cultural total, conviviendo diariamente con una familia nativa o bien en una residencia con nativos o con estudiantes de otras nacionalidades.

Gracias a este tipo de alojamientos podrás conocer gente muy rápidamente. Además, estarán encantados de recibirte, saber de ti y, por supuesto, ayudarte a empezar de 0. Y es que ya te podemos asegurar que después de tu estancia en el extranjero, regresarás con una segunda familia. ¡Y eso es un tesoro impagable!

 

 

¡Lánzate!

Aprovecha cualquier momento para mostrar tu interés hacia otras personas y preguntarles algo… si son extranjeros, como tú, rápidamente compartirán su experiencia contigo y te harán partícipe. ¡Ellos tienen tantas ganas e interés por hacer amigos como tú!

 

Voluntariado

En el caso de que tu estancia en el extranjero dure varios meses, te animamos a apuntarte en alguna actividad de voluntariado.

En países como Estados Unidos, el voluntariado es algo muy común. De hecho, no te será nada difícil poder encontrar alguna forma de contribuir a tu comunidad anfitriona. Por ejemplo, colaborando con niños pequeños, animando las tardes a gente mayor en una residencia, etc.

Seguro que al principio te costará, pero con el paso de los días notarás una mejora y, además, con una actitud positiva y utilizando el lenguaje corporal seguro que tu experiencia será 100% enriquecedora.