Los programas de Au Pair son de los más demandados para aquellas participantes que buscan un año (¡o varios!) de transición entre el colegio y la universidad. Es una opción muy recomendable, pues tiene muchos beneficios personales y profesionales que te ayudarán a crecer mientras decides los siguientes pasos que dar. Pero antes de embarcarte en esta aventura, queremos darte una serie de consejos imprescindibles si quieres ser Au Pair.

Antes de la estancia

Contrata una agencia

Aunque no es algo complicado, puede llegar a resultar abrumador irte a otro país a vivir y trabajar y no tenerlo todo controlado. Además, cuando entra en juego cosas tan importantes como el alojamiento, la remuneración, el trabajo, los visados/permisos, etc. puede que se te escape algo, o incluso que no tengas garantías de apoyo en tu país de destino. Pero con una agencia, ¡estás tranquilo!

Puedes pedirnos información sobre los  programas de Au Pair.

Piensa bien en tu país de destino

En algunos países los programas de Au Pair tienen más ventajas que en otros. Los más recurrentes son los programas de Au Pair en Estados Unidos y Au Pair en Reino Unido.

Asegúrate que tengáis las mismas expectativas

Normalmente está claro lo que tiene que hacer una au pair: cuidar de los niños, enseñarles español, ayudar en las tareas domésticas… Pero hay límites que a lo mejor no quedan suficientemente claros. Antes de ir, intenta definir al máximo esos límites con tu familia de acogida.

Ponte en contacto previamente con tu familia

Si vas con una agencia como Aston Herencia, ya nos ocuparemos nosotros de ponerte en contacto con ellos previamente. Pero, en caso de que lo hagas por tu cuenta, ¡no te limites a los e-mails! El feeling que tengas con ellos es importante. Haz alguna entrevista por Skype, o incluso hazles de vez en cuando alguna videollamada para preguntarles todo.

No te quedes con dudas

Seguramente haya muchas dudas que te vayan surgiendo según pasa el tiempo y organizas tu viaje: de la cultura, del tiempo, de las actividades, de la casa, de tus días libres… ¡pregúntales todo lo que se te vaya ocurriendo!

Prepara tu experiencia

Ten en cuenta a dónde vas y para qué vas. Esto te ayudará para llevar cierta preparación, como la ropa que llevar o los recursos que preparar. Por ejemplo, si vas a estar mucho tiempo con los niños, tendrás que tener un amplio abanico de actividades para realizar con ellos. O, si vas a ir a un destino de frío, tendrás que preparar una maleta distinta a si vas a un destino caluroso.

Infórmate de lo más importante

Hay aspectos que tendrás que tener siempre a mano por si surge alguna situación que requiera rapidez. Por ello te recomendamos tener siempre a mano el teléfono de la embajada, qué hacer en caso de emergencia, cómo mantener la seguridad, o incluso algún curso básico de RCP.

¿Quieres más información sobre la gestión documental de los Programas Au Pair?

Más información sobre los Programas de Au Pair

Durante la estancia

Pasa tiempo con ellos

Aprovecha esta experiencia de inmersión familiar para empaparte de su cultura, practicar tu inglés… Para ello nada te ayudará más como pasar tiempo con la familia, unirte a sus planes, hacer el máximo de vida en común con ellos, etc.

Ten algún detalle con tu familia

Es una buena forma de comenzar esta experiencia. Te recomendamos algo típico de tu país. En el caso de España una botella de vino, o incluso una botella de aceite de oliva es una buena opción.

Sé paciente con los niños

Este punto es especialmente importante si nunca has trabajado con niños o si no has tenido mucha relación con ellos. La paciencia será la base del éxito, además de todo lo que puedas hacer con ellos durante el día.

Cumple las normas que te hayan puesto

Como decíamos en puntos anteriores, antes de viajar tendrás que definir con ellos los límites de tu trabajo y las normas que te piden que cumplas. Esto tiene que ver con el uso de los espacios comunes, horarios, días libres, colaborar con las tareas domésticas, orden y limpieza, no fumar… Tienes que ser un ejemplo para sus hijos y tendrás que colaborar en su educación dando ejemplo con tu comportamiento.

Buen comportamiento

Este es un aspecto básico que nadie te dirá, pero que la familia da por hecho que es una prioridad.

Comparte tu propia cultura

Puedes aprovechar esta experiencia para acercarles lo que más te gusta de tu cultura: la gastronomía, alguna costumbre o festividad, películas, juegos… ¡La tortilla de patata siempre es un acierto!

Aprovecha para viajar

Es toda una oportunidad para conocer el país de destino. Aprovecha tus días libres, o incluso los viajes en familia, para hacer una inmersión total en el país. Acuérdate de informarte sobre todos los lugares obligatorios de visitar.

Al volver a casa

Pon en práctica el inglés aprendido

Seguramente no te des cuenta, pero vas a ganar mucha soltura y fluidez, además de todo lo nuevo que aprendas. No pierdas la costumbre de hablar en el idioma. Por ejemplo, puedes dar clases a niños pequeños, o incluso hacer planes con amigos para hablar en inglés.

Completa tu CV con esta experiencia

Se trata de una experiencia laboral, en la cual vas a hacer crecer competencias muy bien valoradas por las empresas. No dudes en incluirlo como experiencia profesional en tu currículum vitae.

Pide una carta de recomendación a tu familia de acogida

Se trata de un plus que podrás añadir a tus aplicaciones de trabajo, como garantía de esta experiencia laboral internacional.

¿Quieres más información sobre los Programas Au Pair?

Más información sobre los Programas de Au Pair

Compartir esta página

Otros blogs

Blog general

Blog académico

Blog Au Pair

Blog Europa

Blog fuera de Europa

Blog Unicaja

Facebook

Instagram


Encuéntranos en Instagram