Durante el curso 2018 – 2019, Kama, natural de Kiowa (Colorado), tenía claro que quería venir a España para estudiar un año escolar en un instituto de nuestro país y así lo hizo gracias a nuestro programa AYSPAIN. Se trata de la opción de Año Académico en España (Academic Year in Spain) para alumnos internacionales que quieren vivir una experiencia de intercambio en España con nuestras familias anfitrionas. Hoy Kama hace balance de cómo fue su experiencia española ¡Esperamos que os guste!

 

Hace dos años que decidí ir a España para estudiar un año en el instituto. Aunque estaba asustada y tenía dudas, estoy muy agradecida de haber tenido esa oportunidad. No lo cambiaría por nada. Recuerdo el día que dejé Estados Unidos, pensando en los 10 meses que venían por delante ¡me parecían para siempre! Ahora echando la vista atrás, me digo a mi misma, ha sido muy rápido.

Aunque mi intercambio fue maravilloso, viví un momento difícil cuando tuve que cambiar de familia anfitriona. Honestamente, fue la parte más dura y de hecho ahora lo recuerdo como dos intercambios distintos.

En la primera parte de mi experiencia, mi familia anfitriona era absolutamente maravillosa. Vivía en una pequeña ciudad llamada Malpartida de Cáceres. Viajé por Europa y vi lugares increíbles con ellos. Esta familia hablaba cuatro idiomas, así que al viajar por estos países y practicar varios idiomas no solo aprendí inglés, inesperadamente empecé a aprender portugués y francés.

Durante ese tiempo hice amigos increíbles. Son geniales y siempre me ayudaban si tenía algún problema o no entendía algo. Ellos también estuvieron a mi lado cuando fue el cambio de familia. Aunque fue duro, fue bonito tener un apoyo tan bueno cuando iba a la escuela.

En la segunda parte de mi intercambio estaba con otra familia increíble viviendo en pleno centro de Cáceres. Ellos solo hablan español y me permitieron alcanzar un muy nivel del idioma (que fue la razón por la que vine). No viajé tanto durante ese tiempo por lo que también pude estar más cerca de mis amigos de la escuela. Ambas familias tenían sus ventajas, pero cada una de ellas era perfecta a su manera.

En España conocí a las personas más acogedoras y amables, quise a todos y a cada uno de ellos. Aunque el camino fue duro al principio, intentando desenvolverme en un idioma con gente que no habla tu propia lengua, conseguí llegar al punto en el que podía bromear y tener una buena conversación con todos. Fue complicado, pero mereció la pena. Aprendí una nueva manera de pensar gracias a la forma en la que se utilizan las palabras en español. Me trajo una forma completamente diferente de ver el mundo. Pero al final del día, te dabas cuenta de que la gente es igual, tiene los mismos problemas, pero sólo en una lengua diferente.

Estuve muy triste cuando tuve que decir adiós a toda la gente que quise tanto, pero sé que no es un adiós para siempre.

Mis consejos para futuros estudiantes de intercambio son:

  1. Echa raíces allá a donde vayas. Este es un consejo que yo aprendí de un antiguo estudiante y que me quedó grabado. No importa a donde vayas y que problemas puedan ocurrir, sólo continúa siendo tú mismo y saca lo mejor de cada día porque pasa muy rápido
  2. Tienes que aprender el idioma antes de poder ser perfecto hablándolo. En lugar de ir directamente a la escuela, pregunta a tus profesores si puedes estudiar el idioma durante las primeras dos semanas. Yo hice esto y honestamente fue lo mejor que pude hacer. Iba al colegio cada día y volvía con un cuaderno y un libro de español para aprender. Para mi fue mejor tener esas cuatro semanas para estudiar español en lugar de perder el tiempo yendo a la escuela y viendo a los profesores escribir cosas en la pizarra que no entendía. Después de esas semanas pude entender mucho mejor lo que pasaba en clase y hacer preguntas.
  3. Se paciente. No vas a ser perfecto con el idioma inmediatamente. De hecho, vas a hacerlo horrible (si no lo has estudiado durante años). Sólo continúa practicando e intenta hablarlo con todo el mundo y sobre todos los temas.
  4. ¡Diviértete! Tienes un año para disfrutar más que nunca y experimentar algo que sólo muy pocos jóvenes pueden vivir, así que haz lo mejor de ello.

Si eres de los que te gustaría vivir una experiencia similar y acoger a un estudiante internacional en tu casa, infórmate sin compromiso sobre cómo ser una de nuestras familias anfitrionas.

El programa de familias anfitrionas Aston Herencia te permite abrir las puertas de tu hogar a jóvenes extranjeros entusiasmados por conocer la cultura y el día a día de la vida en nuestro país. ¡Se trata de una experiencia fascinante y única en la que se crean amistades internacionales de por vida!

Ten por seguro que tú y tus hijos os convertiréis en los mejores embajadores culturales del nuevo miembro de la casa; disfrutando al máximo mientras le hacéis partícipe de vuestras tradiciones, comidas, hábitos y educación.

 

Testimonio en inglés

 I decided about two years ago that I was going to go to Spain my junior year of high school. Although it was scary and I had doubts I am so grateful I had the opportunity to come to Spain. I wouldn’t trade it for anything. I remember first leaving the United States and thinking 10 months, that’s forever! Now looking back, I say to myself, that went fast.

Though my exchange was amazing, I did have a rough patch when I had to change host families. This was a hard part in my exchange but honestly it was for the better and I look at it as two exchanges. 

The first part of my exchange with my first family was absolutely amazing. I lived in a small town called Malpartida de Cáceres. I traveled across Europe and saw so many incredible places with this family. The family that I was with spoke four languages so by being around these languages and going to the countries I learned not only Spanish but I began to learn Portuguese and French unexpectedly.

During this time, I found the most incredible friends an American could ever ask for. They are absolutely amazing and would always help me if I messed up on a word or didn’t quite understand something. They were also the ones by my side while I was switching families. Although it was hard to change it was nice to have a good support around me when I would go to a school. 

The second part of my exchange I was with another incredible family in the heart of Cáceres. This family only spoke Spanish so it allowed me to get extremely good at Spanish (which is the main reason I came). I wasn’t traveling as much so it made me even more close with my friends at school than I was originally. Both families had their pros but each family was perfect in their own way. 

I met some of the most welcoming and kind people in Spain and I loved each and every one of them. Although the road was hard at first, trying to navigate the way around a language and communicating with people who didn’t speak your language, I got to a point where I could joke and have a good conversation with people. It made all the hard work worth it. I learned a new way of thinking just by the way words in Spanish were being spoken. It brought a whole new way of looking at the world to my sight. At the end of the day, you realize that people are the same, and we all have the same problems just with a different language.

I was so sad that I had to say goodbye to all the people I loved so dearly but I know it isn’t goodbye forever.

My advice for future exchange students:

  1. Bloom where you are planted. This is a quote I revived from a student in the past and it really stuck with me. No matter where you are placed and what problems you may encounter, just keep being you and make the most out of every day because it does go fast.
  2. You have to learn the language before you are perfect at it. Instead of jumping right in at school, ask your teachers if you are allowed to study the language during class the first couple weeks. I did this and it is honestly the best thing that I could have done. I would go to class every day and bring a notebook and a Spanish book and study. It was better for me the first four weeks to study Spanish while at school than to waste my time looking at what the teachers were writing on the board and have no idea what was going on. After about four weeks I could understand pretty much everything that was going on and could ask questions.
  3. Be patient. You aren’t going to be perfect at the language instantly. You are actually going to be HORRIBLE (if you haven’t studied it for many years). Just keep going and try to speak to anyone and everyone about anything and everything.
  4. Have fun! You have a year to have the most fun that you have ever had and to experience something that only a handful of teens will ever get to experience so make the most of it.”

Compartir esta página

Otros blogs

Blog general

Blog académico

Blog Au Pair

Blog Europa

Blog fuera de Europa

Blog Unicaja

Facebook

Instagram


Encuéntranos en Instagram