El primer objetivo que se nos puede venir a la cabeza cuando escuchamos hablar de una experiencia de año académico en el extranjero es el de la mejora del idioma. Pero ¿te has planteado alguna vez qué persigue realmente este programa?

Un año académico en el extranjero conlleva muchísimas cosas positivas para los alumnos que tienen la oportunidad de vivirlo. El participante tiene la sensación de estar descubriéndose a sí mismo en cada momento, disfrutando de cada conversación y de cada reto. Porque son muchos los retos a los que se enfrenta cuando viaja por una temporada larga y descubre otros puntos de vista. Y es ahí donde decimos que el programa va mucho más allá de una experiencia de inmersión lingüística o académica.

 

Beneficios de estudiar un año académico en el extranjero

  1. Perfección del idioma

El aprendizaje del idioma es uno de los principales objetivos, puesto que los alumnos deben defenderse con el mismo durante las 24 horas que tiene el día. Pero este tipo de experiencias van mucho más lejos.

  1. Inmersión en una nueva cultura

Realizar un curso académico en el extranjero supone, ante todo, la apertura de una ventana al mundo. Los estudiantes experimentan una inmersión total en el país y la cultura que visitan.

  1. Enriquecimiento personal y sensación de reto superado

Lo que al principio puede chocar y suponer una dificultad inicial al estudiante, acaba convirtiéndose en aprendizaje y en un nuevo reto superado. Por ejemplo, la adaptación a una cultura donde se manejan unas reglas sociales diferentes, unos horarios distintos, hábitos culinarios diversos, etc.

especialistas en año escolar en usa en colegio privado

  1. Construir amistades sólidas

El hecho de que el participante deje lejos a su familia y amigos hace que las amistades que pueda construir en el nuevo país de destino sean muy fuertes y especiales. Estas personas se convierten en su principal referencia en mucho tiempo. Esto es lo que hace que casi todas las personas que viven un tiempo fuera regresen con unos vínculos muy sólidos entre sus nuevas amistades.

  1. Madurez personal y autonomía

Vivir fuera de casa es sin duda la mejor forma de conocerse a uno mismo y madurar. Los participantes aprenden a desenvolverse de manera más autónoma, pudiendo entablar nuevas e inolvidables relaciones personales.

  1. Nuevo sistema educativo y apertura de miras

La educación no es igual en todos los países. Adentrarse en otras formas de enseñanza puede llegar a ser muy motivador. Los participantes descubren otro tipo de relaciones entre profesor y alumno, así como enfoques muy diferentes en el nuevo sistema educativo en el que se sumergen.

  1. Diferenciación

Estudiar y vivir en el extranjero marca un antes y un después en la proyección internacional de nuestros alumnos. Estos logran empezar a diferenciarse —académica y personalmente— a una edad muy temprana.

  1. Adquirir otra perspectiva sobre nuestro país

Después de acostumbrarnos a otra cultura y rutinas, toca regresar y desacostumbrarnos para volver a lo de antes. Entonces muchos estudiantes se dan cuenta de que hay cosas que les gustan mucho de su propio país y otras que no tanto. En definitiva, el estudiante descubre su propia cultura desde otro punto de vista, y eso resulta inmensamente enriquecedor para el alumno.

 

programas para estudiar un año escolar en canada

 

¿Por qué realizar un año académico en el extranjero?

Teniendo en cuenta todos los beneficios que hemos enumerado, apostar por un año académico en el extranjero para nuestros hijos supone apostar por la proyección de su futuro internacional. Todos los alumnos regresan con un alto grado de adaptabilidad a diferentes entornos, pero, sobre todo, con mucha curiosidad por continuar viajando, conocer mundo, y seguir descubriéndose a sí mismos en otros entornos.

 

 ¿En qué ayuda al estudiante como persona? ¿y como estudiante?

Permitirles realizar un programa de este tipo supone abrirles una puerta al mundo. Al llegar a un escenario diferente, con opciones tan distintas, los alumnos suelen descubrir nuevas inquietudes artísticas, deportivas o académicas. Además, regresan con un altísimo grado de madurez y mayor nivel de auto confianza.

Es habitual que aprendan a relativizar los problemas y a tomarse los baches con un mayor grado de optimismo, porque ya tienen experiencia sobre cómo superarlos con éxito si estar en su zona de “confort”. De hecho, a su regreso, es habitual que reconozcan que ya no les agobian “cuestiones irrelevantes” que les preocupaban antes.

Y es que empezar de 0 en un país distinto, conlleva un altísimo grado de aprendizaje en todos los sentidos.

 

¿Estáis listos para vivir la experiencia?

Nuestra apuesta por la calidad educativa está avalada por 47 años de trayectoria trabajando en la educación internacional de miles de estudiantes. Profesionalidad y confianza son la esencia de una metodología de trabajo que asentamos en los siguientes pilares:

  • Expertos desde 1972 en programas de año académico
  • Asesoramiento personalizado
  • Oferta de calidad
  • Compromiso total
  • Equipo
  • Cerca de cada familia
  • Certificación de calidad

Para dar el paso a que nuestros hijos vivan una experiencia de este tipo es importante contar con el apoyo de una organización legal y líder en el sector. En Aston Herencia, además de ser pioneros en España en programas académicos en el extranjero, cumplimos con todos los estándares de calidad del sector, siendo miembros de asociaciones como: WYSETC, Aseproce y CEIC.

programas de año escolar en el extranjero

Compartir esta página

Otros blogs

Blog general

Blog académico

Blog Au Pair

Blog Europa

Blog fuera de Europa

Blog Unicaja

Facebook

Instagram


Encuéntranos en Instagram