¿Estás pensando en trabajar de au pair y no sabes si te ganarás a los niños?

¿Te preocupa no saber manejar situaciones conflictivas con los más pequeños? Hoy nos hemos propuesto darte 10 claves para trabajar de au pair con niños.

Si vamos a trabajar con niños tenemos que conseguir que la relación entre la au pair y el niño sea lo más gratificante posible para ambas partes. Manteniendo la serenidad y buen ambiente viviremos más tranquilos, tanto nosotros como la familia de acogida.

Antes de hablar de trucos tenemos que definir algunos conceptos muy importantes:

 

Refuerzo y castigo

Cuando buscamos que una conducta aumente su probabilidad de aparición, debemos reforzar, en cambio, cuando queremos que una conducta disminuya su probabilidad de aparición debemos extinguir o castigar.

El refuerzo puede ser positivo o negativo, cuando hablamos de positivo siempre es “dar”, por el contrario, cuando hablamos de negativo es “quitar”. Veámoslo más claro con un ejemplo. Si buscamos que la conducta de estudiar aumente: “Si sacas más de un 8 en el examen te doy un premio”“Si sacas más de un 8 en el examen quedas exento de hacer el examen final” otro ejemplo de refuerzo negativo sería “Si te comes las espinacas te perdono el pescado”.

Cuando hablamos del castigo también debemos diferenciar entre positivo o negativo y siempre buscaremos que la respuesta o conducta disminuya. El castigo positivo más conocido, e históricamente utilizado, es el azote o cachete. Está científicamente demostrado que este tipo de castigo tiene más consecuencias negativas que positivas, provoca agresividad y frustración en los niños.

Un castigo negativo o extinción sería quitar algo que nos gusta, “Si gritas no te escucho”, “Si no lees no ves la TV”. La extinción es el castigo más eficaz. Un ejemplo importante es el de “tiempo fuera”, en el que se retira la atención de un niño aislándolo durante un cierto período de tiempo. En los colegios actualmente utilizan diversas versiones de  éste como la silla o el rincón de pensar.

Cuando empleamos este tipo de procedimientos, debemos tener en cuenta que, lo que es o no un refuerzo depende del niño, el momento y sus circunstancias. Por ejemplo, para un niño una galleta puede ser un reforzador, en cambio para otro niño no lo es. De esta forma, en un momento del día, un helado puede ser reforzante pero quizás no después de la merienda.

De esta forma os animamos a que conozcáis a los niños, habléis con ellos, investiguéis que les gusta y con que disfrutan. Conocer que es reforzante para los  debe ser una de las primeras tareas a la hora de querer trabajar de au pair.

Consejos

Tras haber explicado estos conceptos, te damos 10 claves:

  1. Investiga qué es reforzante para los niños.
  2. Mantén la calma y serenidad.
  3. No des instrucciones de más de 3 segundos.
  4. Refuerza positivamente lo que te gusta que haga.
  5. Extingue lo que no quieres que haga.
  6. Tu atención y buenas palabras siempre serán el mejor reforzador.
  7. No grites, habla con firmeza.
  8. Nunca utilices el castigo positivo.
  9. Juega, ríe, vive con ellos, te convertirás en un reforzador muy valioso
  10. Nunca des instrucciones contradictorias a las que dan los padres, aunque éstas no te parezcan razonables.

Compartir esta página

Otros blogs

Últimos posts

Blog general

Blog académico

Blog Au Pair

Blog Europa

Blog fuera de Europa

Blog Unicaja

Facebook

Instagram


Encuéntranos en Instagram