Probablemente nunca lo pensaste, pero estas son las auténticas razones por las que estudiar en el extranjero

Cuando un estudiante deja atrás, aunque sea por una temporada, su país y entorno conocido, experimenta una sensación difícil de explicar con palabras. El compromiso que se adquiere con una nueva cultura implica un giro completo en la forma que tenemos de entender el mundo. Algo cambia en nosotros y lo hace para siempre. Y es que un año escolar en el extranjero conlleva muchas cosas positivas y en este post nos hemos propuesto hablaros de algunas de esas razones:

año escolar en el extranjero

Estudiantes delante del popular bus amarillo

 

  1. Tendrás la sensación de estar descubriéndote a ti mismo/a en cada momento.

    Empezar de cero supone un reto personal único. Se trata del mejor escenario para vernos en otro tipo de situaciones, desconocidas hasta el momento, y descubrir cosas que no sabíamos sobre nosotros mismos.

 

  1. Aprendizaje diario.

    El cambio de país, de cultura, de entorno… genera una constante motivación. Aquellos que se deciden a estudiar un año escolar en el extranjero saben lo que es acabar disfrutando con cada momento, conversación etc.

 

  1. Enriquecimiento personal y sensación de reto superado.

    Son muchos los retos a los que nos enfrentamos cuando descubrimos otros puntos de vista. Lo que al principio puede “chocar” y suponer una dificultad inicial a falta de acostumbrarnos, se convierte en un reto superado. Por ejemplo, adaptarnos a una cultura donde se manejan unas reglas sociales diferentes, unos horarios distintos, hábitos culinarios opuestos etc.

 

  1. Construir amistades sólidas.

    El hecho de dejar lejos a nuestra familia y amigos hace que las amistades que podamos construir en nuestro país de destino, sean muy fuertes y especiales. Estas personas se convierten en nuestra principal referencia en mucho tiempo. Esto es lo que hace que casi todas las personas que viven un tiempo fuera regresen con unos vínculos muy solidos con la gente a la que han conocido.

 

Grupo de estudiantes camino a clase

 

  1. Nuevo sistema educativo y apertura de miras.

    La educación no es igual en todos los países. Descubrir otras formas de enseñanza puede llegar a ser súper motivador. Acostumbrados a ver a los profesores de una determinada manera, conocemos otro tipo de relaciones entre profesor- alumno, así como enfoques muy diferentes en el sistema educativo. Hay países en los que la educación resulta especialmente “práctica” si la comparamos con España, por ejemplo.

 

  1. Perfección de un idioma para siempre.

    Obviamente el tema lingüístico también es muy importante para todos aquellos que deciden hacer las maletas y estudiar o trabajar en otro país. El hecho de estar desenvolviéndose en esa lengua las 24h del día, es la mejor forma de acabar haciéndonos bilingües. Llegando incluso a soñar en ese idioma… true story ?

 

  1. Diferenciación académica.

    El hecho de lograr todos los aspectos que ya hemos mencionado anteriormente, hacen que la diferenciación personal sea evidente. Más allá de hecho, esto también supone un impulso a nivel académico. Y es que demostraremos que tenemos la capacidad de movernos en otros entornos educativos, en otro idioma etc.

 

  1. Viajar y conocer otros lugares.

    Hay quienes tienen la oportunidad de hacer numerosos viajes y conocer muchos lugares del país al que viajan. Aunque en la otra cara de la moneda, también están quiénes no tienen estas posibilidades y acaban centrándose en la población en la que les ha tocado vivir. En un extremo o el otro, siempre hay oportunidades de conocer sitios distintos, sorprenderse y dejarse llevar.

 

año escolar en el extranjero

Bivenida a una estudiante española

 

  1. Adquirir otra perspectiva de tu propio país y cultura.

    Esto es algo que probablemente no tenemos muy en cuenta cuando dejamos nuestro país por una temporada larga, pero ocurre, y mucho. Después de tener que acostumbrarnos a otra cultura y rutinas, toca regresar y “desacostumbrarnos” para volver a lo de antes. Sólo entonces te darás cuenta de hay cosas que te gustan mucho de tu propio país y otras que no tanto. Valorarás tu cultura desde otro punto de vista, y eso siempre resulta muy interesante.

 

  1. Ruptura con la rutina.

    Se trata de marcar un punto y aparte en tu cultura. Muchas veces nos dejamos llevar por los hábitos adquiridos, y aún sabiendo que podemos cambiar ciertas cosas, nos cuesta mucho hacerlo. El solo hecho de marcharnos y regresar, supondrá un impulso muy importante a la hora de retomar nuestro día a día en nuestro país natal.

 

¿Habías pensando en todos estos aspectos a la hora de decidirte a estudiar un año académico en el extranjero? Espero que te haya gustado este Post. Si quieres saber un poco más sobre esta oportunidad de estudiar fuera, te recomendamos la lectura de ¿Qué es un programa de año escolar en el extranjero?

Compartir esta página

Otros blogs

Blog general

Blog académico

Blog Au Pair

Blog Europa

Blog fuera de Europa

Blog Unicaja

Facebook

Instagram


Encuéntranos en Instagram