«Manteniendo una mentalidad abierta y positiva, es muy fácil entender sus formas de pensar y costumbres»

A Sara Ávarez no le había llegado el momento de hacer las maletas. Después de meses de preparación, empezó su año escolar en Estados Unidos, y lo cierto es que no le ha defraudado. Ella misma nos lo cuenta.

Curso 2016/2017

Llevaba varios años con muchísimas ganas de vivir una experiencia como la que estoy viviendo, y a pesar de que una parte fundamental de todo cambio es que los inicios no son fáciles, no podría estar más feliz de estar madurando tanto y de tener la oportunidad de aprender a comunicarme sin problemas en una tercera lengua.

Despedirte de toda tu familia y conocidos sabiendo que nos le verás en bastantes meses puede hacerse cuesta arriba, pero yo me consuelo con que las personas a las que de verdad les importo seguirán a mi lado esté donde esté y me esperarán con los brazos abiertos.

Creo que la rápidez de adaptación a un nuevo entorno depende de la persona, pero en mi caso me llevó 2-3 semanas empezar a sentirme cómoda en mi nueva casa/familia y otras 2 semanas conocer el nuevo sistema educativo, que en el caso de mi colegio es completamente diferente al español. Una de las cosas que más me gusta de mi instituto es que no usamos libros, todo lo hacemos en uno de los muchos portátiles que el mismo colegio proporciona prestado a sus alumnos/as durante el período de tiempo que dura el curso académico. Las aulas están llenas de ventanales y por lo tanto de luz, la cual nos acompaña en todos nuestros trabajos, a menudo grupales, para los cuales usamos útiles herramientas tales como Google drive. El edificio está dividido en dos partes que podríamos distinguir como la parte de ciencias y la de artes, teniendo en la primera conocidas y digamos que comunes asignaturas como biología o matemáticas y otras más alternativas como canto o arte digital en la segunda.

El choque cultural es bastante notable, sobre todo al principio, por los típicos temas de la vida cotidiana (como la insana comida) pero manteniendo una mentalidad abierta y positiva, es muy fácil entender sus formas de pensar y costumbres.

Hoy hace exactamente 2 meses y 10 días desde que me despedí de Galicia y de mis seres queridos temporalmente, se me están pasando los días rapidísimo y no me arrepiento para nada de la decisión que tomé cuando decidí que yo quería ser una de esas intrépidas personas que pasan un año de su vida (y espero que uno de los más enriquecedores y llenos de alegría en la mía) en Estados Unidos.

Compartir esta página

Otros blogs

Blog general

Blog académico

Blog Au Pair

Blog Europa

Blog fuera de Europa

Blog Unicaja

Facebook

Instagram


Encuéntranos en Instagram